jueves, 23 de abril de 2009

MALES

Aquel hombre,
de cuya boca manaban
rosas en racimo,
regadas de arias
y atadas con trazos
de pincel diestro,
murió un día,
enfermo terminal,
invadido de tumores
de belleza extrema.

1 comentario:

  1. Narciso, Narciso!! jejejejeje

    "Si tomaras mi lugar
    y te vieras con mis ojos
    entenderías sin dudar
    de Narciso y sus antojos!"
    sirenario.blogspot.com

    Buenos versos!

    ResponderEliminar

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...