domingo, 18 de abril de 2010

NO ME HABLÉIS

No me habléis
que arden las amapolas
a mi paso en rabia.
No me llaméis,
no quiero  consuelo,
dejadme en combustión
con la trementina
que exudo.
Quiebra mi pecho
como madera de nave
entre olas de salfumán.
Corred la voz,
poneos en cuarentena
que soy epidemia de ira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...