lunes, 7 de noviembre de 2011

EN LA BREVEDAD

En la brevedad de la rosa se esconden
las lluvias que no vinieron
por quiebra en la nube.
En un pliegue de labio esperan
los besos que no vendrán
porque es la hora del diente
y el mordisco feroz
a la vida fresca.
Se aplazaron los alientos
a la espera de coyunturas
favorables al jadeo.
En las sábanas habitan
sueños inocuos de letargos
pues la humedad ejerce
absentismo en baja
de larga duración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...