sábado, 19 de noviembre de 2011

PESIMISTA REFLEXIÓN DE UNA JORNADA EN BLANCO

A mano tengo papeletas 
de siglas y nombre ajeno, 
listados cuadriculados 
en sobres sin engomar. 
Para qué la ceremonia 
de la democracia agotada. 
Diosa moribunda 
infestada de dígitos 
y balances. 
Pues la avaricia reina, 
a espada forjada en hielo, 
que es la moneda 
único metal. 
Y me rebelo y me callo, 
mejor no decir 
palabra inútil. 
Vano el afán, 
vana la idea, 
impotente al trueque vil. 
Para qué pensar 
si decide el gráfico. 
Subvencionar electos 
obedientes a lo ineludible, 
guiñol mecánico 
de historia contada. 
Presos de las mareas 
son derroche las brazadas. 
Puedo gritar, 
usurpar baldosas 
de plazas públicas 
bajo lonas ilusas 
que se apropian los mezquinos. 
Dará igual el exabrupto 
pues el río sigue 
el cauce errático 
empujado por vertidos tóxicos 
a desembocar en el desastre. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...