sábado, 17 de agosto de 2013

Apocalipsis

Mirad el aire,
ahíto de datos truculentos.
Una negra nube
de negativos comentarios
amenaza diluvio de privacidades.
Sorteando  charcos
de enlaces desechados
me refugio en mi vulnerado perfil.
Rayos virales
hacen arder un bosque
de genealógicos árboles secos
con crujido de píxeles.
Se extiende el incendio,
avivado por un viento en banda ancha.
Estampida de avatares
pisoteando datos compartidos.
Despedíos,
insensatos.
El Universo
se reabsorbe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...