miércoles, 7 de agosto de 2013

TU CALLE

Cuando los semáforos mas necios
se den de baja por estrés,
cuando el asfalto tenga mareas
y las aceras sean de espuma,
cuando el padrón se lea en verso
y la basura se torne ajuares,
será mi ciudad mía
y tu calle no será espejismo,
sino el oasis madre
de los hormigones desiertos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...