lunes, 26 de agosto de 2013

Árbol errante

Mis móviles raíces
han catado todo suelo
y en toda geografía
exploran los terrones
pues nací árbol errante.
Mas cuando me transplanto
a la terca tierra roja
castigada por los climas,
donde los Santos Inocentes
tenían cabeza gacha
y el grajo es la milana,
entonces la savia grita
y florecen las yemas.
Al asumir nuevo trasiego
lloran las hojas
rocíos melosos
para el sol más cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...