lunes, 26 de agosto de 2013

Árbol errante

Mis móviles raíces
han catado todo suelo
y en toda geografía
exploran los terrones
pues nací árbol errante.
Mas cuando me transplanto
a la terca tierra roja
castigada por los climas,
donde los Santos Inocentes
tenían cabeza gacha
y el grajo es la milana,
entonces la savia grita
y florecen las yemas.
Al asumir nuevo trasiego
lloran las hojas
rocíos melosos
para el sol más cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...