jueves, 17 de abril de 2014

Gabo

Anunciada era la muerte 
en las crónicas sin alma,
pero Macondo llora,
huérfano de las cartas
que el coronel espera
y que ahora, en certeza,
no tiene quien le escriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...