jueves, 17 de abril de 2014

Gabo

Anunciada era la muerte 
en las crónicas sin alma,
pero Macondo llora,
huérfano de las cartas
que el coronel espera
y que ahora, en certeza,
no tiene quien le escriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...