martes, 29 de abril de 2014

Tanta mierda

No me deja la aurora
hablar del día.
Molesta lo inmediato,
por imprevisto
en la decepción al minuto.
Para qué el avance, 
si en joder está
latente el gatillazo.
Sesteo sin afán
por no decantar lo amargo.
Cobarde.
Sí.
Quizá cansado,
cautivo,
desarmado
al devenir.
Tanta mierda
y toda falsa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

Ese dios que nunca hubo.

Ese dios que nunca hubo, que nos hizo cobardes a la par que soberbios. Cobardes para necesitarlo y demasiado soberbios como para no ac...