domingo, 13 de abril de 2014

Saeta

Por ahí pasa la sangre
ensalzando el sacrificio,
sumiso pueblo costalero,
sobre la espalda los oros,
el rito primitivo
para asumir miseria.
Y tu pecado es la pobreza,
la ignorancia sometida
por las mantillas y los ternos
con bastón de azote de plata.
Levanta el miedo
a fuerza bruta,
con la testuz doblada,
que tu humildad esclava
la tapan los terciopelos.
El incienso oculta
tu sudor añejo,
y desde un balcón lloras
tus arcanas penas
sobre un cordero mártir
que glorias te promete.
Cuenta tus faltas
e implora perdones
a quien te enajena.
Obleas falsas
tendrás en recompensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...