lunes, 15 de septiembre de 2014

El vals de los creyentes.

Suena el vals,
el viejo vals de los creyentes
que giran centrípetos, 
convulsos y extasiados
a tres compases de doctrina,
en torno al monolito
de luz negra y narcótica.
No hay más,
danza y giro,
órbita guiada
en torno a lo absoluto.
Tras la puerta del salón,
siempre prevenida a las razones,
al cambio de paso o melodía,
la condena espera
no verse expuesta a la evidencia.
Suena el vals,
mejor así para la nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...