martes, 2 de septiembre de 2014

FELICITACIÓN.



Desde mis canas afiladas 
de espadachín chusquero, 
desde la incierta nave 
que eriales surca desde la partida, 
besos te mando al Suroeste, 
donde tu viento forjó 
mi lado bueno. 
Soy lo que soy, 
por tí y a tus pesares, 
pero soy tú, 
quizá en cierta medida. 
Tú eres la luz, 
siempre de guardia, 
que a veces brilla 
en mis saturadas pupilas. 
Festeja el día, 
vive las horas, 
siempre mi madre, 
siempre mi niña. 

2 comentarios:

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...