miércoles, 3 de septiembre de 2014

LUCILA

Suenan canciones de cuellos imposibles,
campanas solemnes de pantalones calzados
y allí estás tú,
frente al espejo confesor,
combinando modelos y pinturas inéditas.
Yo, cómplice y jurado,
siendo un niño casi roto,
dándote voto de pequeño hermano
desde el catre paralelo
a tus ensueños.
Recuerdo de andenes lacrimosos,
tu partida de aquella casa ingrata,
tu mazmorra,
y el vacío que cargué
en la estación gris de aquella noche.
Aun oigo coplas de fregadero,
baladas de galanes con patillas
y tu voz gallega y sureña
llenando la cocina.
Tengo tu risa,
mayor hermana,
tengo el gorjeo de tus canciones,
luces en tiempos de penumbras,
de resplandores y miedo,
te tengo allá,
te tengo hallada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ADVERTENCIA.

Hoy desperté en amargo,  de mal bocado,  nublado de rabias,  tendente a lo lastimero  y lastimoso.  Hoy me levanté  a contrahu...