miércoles, 3 de septiembre de 2014

LUCILA

Suenan canciones de cuellos imposibles,
campanas solemnes de pantalones calzados
y allí estás tú,
frente al espejo confesor,
combinando modelos y pinturas inéditas.
Yo, cómplice y jurado,
siendo un niño casi roto,
dándote voto de pequeño hermano
desde el catre paralelo
a tus ensueños.
Recuerdo de andenes lacrimosos,
tu partida de aquella casa ingrata,
tu mazmorra,
y el vacío que cargué
en la estación gris de aquella noche.
Aun oigo coplas de fregadero,
baladas de galanes con patillas
y tu voz gallega y sureña
llenando la cocina.
Tengo tu risa,
mayor hermana,
tengo el gorjeo de tus canciones,
luces en tiempos de penumbras,
de resplandores y miedo,
te tengo allá,
te tengo hallada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...