martes, 10 de febrero de 2015

SIN TU SABERME.


Ausencias a granel, 
ahora silencios. 
Bien remuneras mi quererte. 
Quererte, 
porque quererte debo, 
no porque quiera, 
que mejor sería la amnesia, 
no tenerte inscrita en mis registros 
de carne y momentos 
viendo como inflaccionas, 
expandida y oculta, 
en tu mentira de caparazón. 
Recuerda que no puedes 
borrarme del cromosoma, 
que parte soy de la hélice 
que te define, 
bien o mal, 
todo materia. 
Y el daño llevo, 
adjunto al documento 
que nos relaciona, 
y así lo duelo, 
a ratos de punzada, 
sabiéndote 
sin tú saberme. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...