AUTORRETRATO

Claroscuro



Un tanto desvencijado, 
lomo añejo, 
casi tasajo, 
correoso de cuero rancio 
que mal dobla de curtido. 
Hosco, 
tosco, 
tal vez huraño, 
mirar fruncido,  
espina en los aledaños 
y entre las venas suspiros. 
Ceñudo, 
barbado, 
cano y herrumbroso, 
de la garganta quebrada 
despeñadas palabras rotas, 
seda a veces, 
las más veces, 
lija. 
Adicto al epitafio, 
alérgico de altares, 
poco más 
que un contraluz fallido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816