viernes, 1 de mayo de 2015

Estúpido mono erguido.

Decir por decir,
no hablar,
no que se escuche,
que se oiga,
que suene,
resuene,
percusión.
Repetir,
digerible estribillo.
Indigesto al cabo.
Papel de color,
frase de gurú,
receta infalible
para el infame paciente,
pueblo enfermo de nada.
Nada es mejor
que todo,
o que parte
del pastel que,
pudiera ser,
correspondiera.
Chiste de jodienda,
músculo y silicona,
maquillaje nasal
en baños como dispensario,
y la anestesia tribal
de un ritmo soez
de culos dislocados.
Tribu y bandera,
camiseta y equipo,
Dioses y demonios
y tú,
estúpido mono erguido,
que no te das cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...