miércoles, 20 de mayo de 2015

Copla lorquiana a una gitana que no lo es.

Bajo tu ventana de espuma  
pasé una noche de arena, 
iba arrastrando cadenas, 
prófugo de verde Luna. 
Herido por los luceros, 
allí me diste cobijo, 
me curé en tus entresijos 
y fui preso de tu pelo. 
Yo que vengo del amargo, 
del acero y de la espina, 
al doblar aquella esquina 
me desangré del letargo 
que venía ya de largo, 
bebiendo tu medicina. 
Ahora estoy libre de cargos, 
de tu barca pasajero, 
el rufián, el majadero, 
que te quiere sin embargo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...