lunes, 30 de enero de 2017

ADELANTO.

Lo recorrido me adelanta,
ahora, que voy frenando,
en el momento preciso
que mi garganta no canta
y pronuncia derrapando
por el asfalto más liso.

Y, a finales de enero,
febrero ya me he fumado,
abriendo marzo a destiempo.

En el bisturí me reitero
con el destino acuñado
en falso de desaliento.

En el parque, las palomas
ya no me hacen reproches,
dándome por descontado.

Escribo y abuso en comas,
de la pausa hago derroche,
que el punto venga atrasado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...