miércoles, 18 de enero de 2017

La luz inerme. 

Mañanas de sabor a yeso,
 en la tele crónicas  de desaparecidos, 
 alarde de teorías 
 de morbosos desenlaces y,
en la calle, 
 la helada, 
 aire inmigrado 
 de un polo que se funde,
 vulnerando nuestra templanza. 

 Otro día que no transcurre
 en este invierno anunciado. 

 En el móvil, 
 un vídeo vertical 
 encarcela alguna crueldad 
 generosamente compartida.

  La luz está 
 pero no desvela nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...