martes, 31 de enero de 2017

Cangrejo.

Y tenia que llegar el cangrejo
a esta playa devastada.

A este depósito de arenas viejas,
que se creían impunes
a las plagas tan corrientes.

Pero no,
hay que excavar los castillos,
limpiar las mazmorras
de tanta palabra encarcelada,
y hacer del silencio hábito
por mor del estar,
no se sabe dónde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...