domingo, 1 de enero de 2017

UNO DE ENERO.

En el salón desordenado
suena Strauss,
uno de ellos.

Dudamel brinca
entre notas sin pentagrama.

Viena me recuerda
lo que es Europa.

La resaca más sincera
me dice que lo de "joven"
es una mentira piadosa.

Bajo la ducha primera
rasuro mis blancas barbas
y miro el año desde el vaho.

Habrá que echarse a la calle,
cruzarse con los miembros
de esta tribu,
a la que no saben que pertenecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BARCELONA.

Al grito de dioses viejos y odios cultivados, se siegan vidas al paso para germinar rabia en bruto. Tras la sangre injusta y alguna p...