miércoles, 1 de febrero de 2017

YA QUE PASA EL RÍO.

Pues ya que pasa el río
por el arenal que habitaba,
os diré que no hace frío,
aunque blanquee la helada
las hojas del sauce que no llora
y del asombro hace sombra,
la palabra que no nombra
sin preguntar ya la hora.

Ese pez que se demora
en el silencio de los pozos,
burla anzuelos que atesora
recreándose en el gozo
de robarle al pescador
el cebo más asesino
y es el agua su camino,
su destino y su labor.

Pues ya que soy orilla,
frontera en los andenes,
etiquetaré los trenes
e incendiaré la capilla
y su consigna de mitos,
boicoteando todo el rito
con que se forja la astilla.

Y ahora que soy pausa
abandono el aposento
sin atender a la causa,
ahora vuelvo, ahora me ausento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...