DIARIO DE A BORDE III.

Amanece viernes como está mandado, 
no ha habido sobresaltos temporales. 
Los titulares ni me han inmutado, 
mientras sobrevuelo redes sociales. 

Puede ser buen día para el estropajo, 
tras el cuarto café es procedente, 
son épicos también estos trabajos 
domésticos de la gente corriente. 

Pienso en una música apropiada, 
una banda sonora para esta historia 
de vajillas y lozas secuestradas, 
y que realce al cabo la Victoria. 

Y como gozo hoy de autonomía, 
la majestad del hombre de la casa, 
afrontaré también gastronomía, 
hoy me pillan con manos en la masa. 

Qué le importará esto a usted, 
su razón tiene también, 
soy un chalado. 

Como dije, es por joder, 
aunque tenga que ser 
en figurado.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816