jueves, 16 de febrero de 2017

TENGO TODO.

Son los minutos tesoro
y el aire breve es caudal.

La calle un museo,
la casa un templo
y la gente es agua
de estanque.

Las palabras destellan
brillos de galaxia lejana
en el móvil imprescindible.

Tengo todo,
nada se me olvida,
al parecer,
y miro las torres
de las ciudades visitadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...