miércoles, 8 de febrero de 2017

DIARIO DE A BORDE.

Hoy me despierto y prendo las noticias.
No dicen nada de la última epidemia,
esa que extingue yá toda caricia
y llena el aire de odios y miserias.

Con el café políticos corruptos,
un bombardeo, un acto terrorista,
pido perdón pues me viene el erupto
viendo en La Casa Blanca a un contratista.

Recuerdo que tomé los comprimidos,
los que contienen eso que me mata,
en la pantalla un joven deprimido,
adicto a un "smartphone" de gama alta.

Vivir puede ser soñar,
no lo voy a negar,
que yá está hablado.

Este afán de madrugar
en nada me va ayudar
sin ti a mi lado.

Y en Mieres quiere llover,
y yo quisiera joder
por hacer algo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESTA PATRIA.

Esta patria de lo mío,  en la que las banderas no ondean  ni suenan himnos en fanfarria,  a veces duele de gente náufraga,  de gente mediter...