lunes, 27 de febrero de 2017

UN HUECO.

Vi en el tiempo un hueco,
me colé,
no era una huída,
era una entrada falsa
a algún local prohibido.

Las caras eran de celofán
y las voces de engrudo.
Una trompeta herida
lloraba en el altavoz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...