miércoles, 15 de febrero de 2017

DIARIO DE A BORDE VII

También son días para burocracias,
pues conviene ejercer cambio de estado, 
tres veces lo he alterado 
el tiempo que me ha dado. 

No es vicio este afán escriturista, 
pero procede asentar las evidencias, 
pues hubo convivencia, 
ahora viene penitencia 
de horas de hospital, sala de espera, 
velando el sueño a este carcamal
que nunca fue normal,
ni siquiera al enfermar.

Nuevo carnet, misma identidad,
a la tarde sofá y pelis repuestas,
preguntas sin respuestas,
una práctica al violín.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...