domingo, 19 de octubre de 2008

DOBLANDO

Doblan las campanas,
invadiendo las rendijas
de mi casa,
que no quiero abierta
al tañido,
a la llamada.
No es hora
de novenas
para el huérfano
de dioses,
que es hora de razones.
Callad la letanía,
y danzad al menos,
en la rueda engranada
que nos tocó en suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

TAN FUERTE.

Soy tan fuerte, tan entero me encuentro que no me asusta la muerte que me ronda. Tan fuerte estoy que no me horroriza respirar por e...