domingo, 19 de octubre de 2008

DOBLANDO

Doblan las campanas,
invadiendo las rendijas
de mi casa,
que no quiero abierta
al tañido,
a la llamada.
No es hora
de novenas
para el huérfano
de dioses,
que es hora de razones.
Callad la letanía,
y danzad al menos,
en la rueda engranada
que nos tocó en suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...