miércoles, 29 de octubre de 2008

PARADA DE POSTAS

Paseando la vida
ausente,
ajeno,
extraño a todo
y a todos.
Fuera de lugar,
tiempo,
contexto
y texto,
personaje convidado
en piedra de contrabando,
sin frase,
figurante desubicado.
Rebotando emociones,
roces y punzadas,
soy la cosa,
no soy sujeto,
voy suelto,
objeto vivo
mas no viviente,
latente
sin latido.
Y llega la idea,
se adoba en hiel,
y a veces se regurgita
o se digiere
en amargor congénito
desprendiendo aromas helados.
Palabras en ovillo,
trenzadas a nudo
náutico,
soldadas en amalgama
que aprisiona intenciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...