miércoles, 29 de octubre de 2008

PARADA DE POSTAS

Paseando la vida
ausente,
ajeno,
extraño a todo
y a todos.
Fuera de lugar,
tiempo,
contexto
y texto,
personaje convidado
en piedra de contrabando,
sin frase,
figurante desubicado.
Rebotando emociones,
roces y punzadas,
soy la cosa,
no soy sujeto,
voy suelto,
objeto vivo
mas no viviente,
latente
sin latido.
Y llega la idea,
se adoba en hiel,
y a veces se regurgita
o se digiere
en amargor congénito
desprendiendo aromas helados.
Palabras en ovillo,
trenzadas a nudo
náutico,
soldadas en amalgama
que aprisiona intenciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...