jueves, 30 de octubre de 2008

EXTRAVÍO

No encuentro,
en lo buscado,
el revés de los anhelos.
Hay abismos
en los cajones
revueltos,
entre los calcetines
censados,
por donde se precipita,
suicida,
en caída libre,
el afán de vida.
El arcón me mira,
sonriendo de reojo
mi torpeza.
Para qué buscar
cuando se está extraviado,
desorientado
en los andenes
de un mes lluvioso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

PARA QUÉ PREOCUPARSE.

Entended que no somos en proporción a lo que existe, a lo que sabemos que es y que vivir es pestañeo de un Dios imaginado. Para qué pr...