jueves, 16 de octubre de 2008

MALESTAR

Días extraños
en los que el ceño,
pesado y denso,
cubre el rostro
huérfano de luz.
Los huesos
tibios,
a fuego lento cocinados,
parecen ajenos,
torpes.
La palabra,
acobardada,
se oculta
en la evasiva,
en el estruendo
del silencio
que anuda
esófago,
cerrando fronteras
ante el alimento.
Hay pánico
colgado en los instantes,
pánico al suceso
familiar,
repetido,
aprendido
a rima consonante.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...