jueves, 7 de enero de 2010

BLANCURA DE JUEVES

Jueves blanco,
polar,
con vocación de lunes
barriendo guirnaldas
y embalajes.
Año nuevo
para lucir
en el estante
y almacenar pasados.
Copo fino
muriendo en pavimento
sobre ciudad gris,
a salvo en la pradera.
Inclemente,
crueldad preceptiva
de invierno terco.
Y yo,
aquí,
habitando
la existencia,
expectador indigente
de expectativas,
a la deriva
en travesía incierta.
Y la gente,
murmurando
ruinas ajenas,
ignorando propias
y anexas,
transita aterida
las calles
de la vida inocua.
Mujeres,
amantes o desamadas,
sollozo o risa,
pacientes
al semáforo,
en espera de avance,
cruzan mis avenidas
en vendaval,
a paso lento
o a cuchillo de hiel
en verso errático
de afición robada.
Y yo miro el aire,
compartido,
intercambiado,
desde mi atalaya
estupefacta,
oyendo gritos despechados
de un reloj deshauciado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...