sábado, 16 de enero de 2010

TRUHÁN EXTEMPORÁNEO


Por qué tendría yo
que saltar las verjas,
allanar moradas
a la llamada,
a la demanda cortés
de quién amor quiere.
Quién amor quiere
teniendo todo
y yo,
indigente de todo,
sólo tengo eso,
lo demandado.
Por qué tendría yo
que furtivear en coto
entregando libertades
breves
a los amores cautivos.
Por qué este pecho,
pleno de ansia brava,
no encuentra aires frescos
sin envasar,
sin aparcelar por amo.
Por qué no
la riqueza justa,
lo indispensable
para abrir jaulas
y tener el ave suelta
pero entregada a voluntad.
Por qué no
techo propio,
exclusivo de estrellas
y rocíos de madrugada,
para no rendir cuentas
por las sábanas gastadas.
Por qué estos tiempos,
complejos de economías,
sin duelos en campo santo,
ni raptos galantes
al único impulso
del querer.
Por qué,
para este truhán extemporáneo,
todo amar tiene pero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...