miércoles, 11 de junio de 2014

DESPEDIDA



Cuando se debilita el orbe
y oblonga torna su osamenta,
las órbitas recorridas son obviadas
y se resaltan geografías,
valles y cimas,
y simas,
y seísmos.
Mucho lustre,
herrumbre mucha,
sobre los metales prendidos.
Los pilares de la Tierra
ortopédicos se antojan
y lo ecuestre no ha lugar
en los días de pájaros azules,
veloces mensajeros
de la consigna propicia.
Pasar revista
a la guardia vieja,
desencantada del estandarte,
que murmura faldas alzadas
tras tapices polvorientos.
Viaje final,
tren de Lisboa,
el hijo del marino
sonríe poco
en la aridez castellana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ME VIERON.

Me vieron en el funeral de un punto muerto y yo disimulando. Soplé velas numeradas, sin presión desde una boca inhábil, celebrando u...