lunes, 9 de junio de 2014

Tiempos sin espacio

Un teléfono suicida
cuelga inerte de un radar de semáforo.
Sobredosis de datos
provocaron la demencia.
Bailan valses los satélites
borrachos de odiseas
con retardo.
Muere un libro cada día
y los píxeles de tu imagen,
indignados sobreexpuestos,
desdibujan tu rostro a barricadas.
El hombre quieto,
figura de andén,
sonríe amargo,
esnifando café
convenientemente
descafeinado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...