martes, 17 de junio de 2014

Ermita

Con hábito de reincidente
las aceras procesiono.
Cómo me alejo
a cada paso
de la ciudad pactada
y en la mente levanto ermita,
siempre vedada a la romería.
Huraño alacrán
en día festivo,
lepra simulo
para ahuyentar encuentros.
No me irá bien,
no es conveniente,
a veces dudo
si estar es suerte
o circunstancia prescindible
si padecerse es norma.
A dieta de ardillas
se asilvestra la existencia
y el rocío empaña
los tuétanos más ciegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...