martes, 17 de junio de 2014

Ermita

Con hábito de reincidente
las aceras procesiono.
Cómo me alejo
a cada paso
de la ciudad pactada
y en la mente levanto ermita,
siempre vedada a la romería.
Huraño alacrán
en día festivo,
lepra simulo
para ahuyentar encuentros.
No me irá bien,
no es conveniente,
a veces dudo
si estar es suerte
o circunstancia prescindible
si padecerse es norma.
A dieta de ardillas
se asilvestra la existencia
y el rocío empaña
los tuétanos más ciegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...