La ciudad de cartón piedra.



Cantan las flores del parque
viejos himnos de trasnoche.
Las palomas ciegas
vuelan en círculos suicidas
y sobre los árboles duermen
los peces más anaranjados.
Huele a pólvora humilde
en los cielos desplomados
porque es fiesta agria
en la ciudad de cartón piedra.
Amarillento blanco en las camisas
que levitan peatonales
sobre vapores de sidra derramada.
Hay niños sorteados
amueblando estructuras
de hidráulicos planetarios.
A lo lejos el aullido
de manadas de gaitas silvestres,
hambrientas de corderos pascuales, 
rodeando los dominicales templos.
La madera terminal
espera apilada
la llama paliativa.
Es fiesta en la ciudad de cartón piedra,
flotando a la deriva
entre praderas sin nombre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

CEDIENDO PASO A LA PRIMAVERA.

DESEOS 2017.

816