jueves, 12 de junio de 2014

VA

Va, 
quizá va, 
la nave va 
a puerto aleatorio. 
Quizá se mueve 
este navío de herrumbres, 
carguero sin bandera 
y bodega tóxica. 
Puede haber naufragio, 
el hielo nos sigue, 
sabedor de la embriaguez 
que en el puente impera. 
Nada ni nadie, 
ahí fuera, 
cuenta con este crucero 
hijo de las explosiones. 
Poca es la pérdida,  
si no hay registro 
ni inventario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ENTREGAS.

Otro viaje en tren a la capital vetusta, a entregar libro nuevo de viejo trovero. Gastos de envío incluídos en el encuentro grato. A...