domingo, 25 de enero de 2015

Domingo de plaza.

Es mañana de domingo
y en el templo no me esperan,
ya ocuparon las aceras
los puestos del mercadillo
y entre sus lonas, hoy frías,
desfile de pompa y galas,
corbatas y americanas,
carmines y pedrería.
Otra paseo, otra vuelta
al circuito de apariencia,
saludo con complacencia
al que tus miserias cuenta.
Homenaje al tibio sol
mientras que llega el momento
del vermut tomando asiento
o de pie luces mejor.
Qué es de tu vida María,
¿Cómo se encuentra tu madre?
Pues ya descansó, compadre,
mañana va hacer diez días.
Lo siento, no sabía nada,
¿y dónde tienes al marido?.
Lo tiene tu prima hermana
hace meses de querido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

ESCAMPAR.

Bien es cierto que debiera escamparme, dejar de diluviarme adicto a la borrasca y acoger anticiclones serenos, tal y como dictan tus pup...