lunes, 5 de enero de 2015

Este hambre.


Este hambre de racimos de lunas, 
esta sed de sal de mar, 
este ansiar que no remite 
este querer sin notarial poder, 
esta vida yerta, 
esta muerte tan vital, 
este día opaco, 
esta noche lúcida, 
este todo que es nada, 
esta nada que todo colma, 
todo es, 
mas nada existe. 
Prefabricado el verso 
que vomito, 
sin digerir la esencia, 
tú que lo lees y te disturbas, 
quizá me acuses de la estafa. 
Quizá sea timo todo el verbo, 
y la carne sea madera vieja. 
Foresta seca quizá seamos, 
cuando la idea llegó a la savia, 
larvas soñadas 
en febriles noches. 
Pobre de tí, 
pobre de mí, 
tan solos entre galaxias. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A LA DÉCIMA VA LA VENCIDA.

A esta altura del camino  pesa menos la conciencia,  se toman ciertas licencias,  se asume que no hay destino.  La leve fuerza del sino  no ...