martes, 6 de octubre de 2015

GATO SIN BOTAS.

Sorprendido.

Panza arriba en los solares, 
noto vuestra mirada entre rendijas, 
ansiosa por mis pesares, 
mas yo me lamo indolente 
y me espanto los picores 
de vuestros ojos de avispa. 
Tras la valla me sitúo, 
íntimo en lo público, 
y maúllo cantares picantes 
para vuestros oídos rancios 
de amarillo misal. 
Me reluce la pelambre, 
salivas propias y ajenas, 
que por mis lomos pasaron 
como quien viaja en primera. 
Al nivel de los tejados, 
vulnerando chimeneas 
y a las palomas infartando, 
y al ras del suelo, 
entre hierbas, 
os huelo a la legua y media 
y distorsiono los rumbos. 
Tendré que vivir la sexta 
que de las siete me queda, 
ésta y la prórroga, 
que hace el siete 
que me resta. 
Y si he de hacerlo entre vías, 
de alero a canalón, 
mejor que en solar vallado 
de pupilas entre tablas. 
Que el ruido me espanta 
a la vez que me aburre, 
y la sarna no es vocación mía. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

BATRACIO.

Uno va a aprender  a recuperar palabra,  aunque sea más croar  de batracio en charca,  que no príncipe encantado  y no habrá beso ...