martes, 6 de octubre de 2015

GATO SIN BOTAS.

Sorprendido.

Panza arriba en los solares, 
noto vuestra mirada entre rendijas, 
ansiosa por mis pesares, 
mas yo me lamo indolente 
y me espanto los picores 
de vuestros ojos de avispa. 
Tras la valla me sitúo, 
íntimo en lo público, 
y maúllo cantares picantes 
para vuestros oídos rancios 
de amarillo misal. 
Me reluce la pelambre, 
salivas propias y ajenas, 
que por mis lomos pasaron 
como quien viaja en primera. 
Al nivel de los tejados, 
vulnerando chimeneas 
y a las palomas infartando, 
y al ras del suelo, 
entre hierbas, 
os huelo a la legua y media 
y distorsiono los rumbos. 
Tendré que vivir la sexta 
que de las siete me queda, 
ésta y la prórroga, 
que hace el siete 
que me resta. 
Y si he de hacerlo entre vías, 
de alero a canalón, 
mejor que en solar vallado 
de pupilas entre tablas. 
Que el ruido me espanta 
a la vez que me aburre, 
y la sarna no es vocación mía. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...