lunes, 5 de octubre de 2015

SEÑALES.

Señales.



Esperar señales, 
erguido ante la nube 
con la herrumbre dispuesta, 
pero esta luz es lenta 
y el retardo desalienta 
a quien no tiene quien le escriba. 
Señal de mí, 
porque en señal me tengo, 
en prenda y señalado 
por el rayo,  
que en silencio quiebra 
el mástil más recio 
y después informa, 
con redoble de desatino, 
que se consumó el patíbulo. 
Señal, 
sin seña 
de remisión, 
que se extravía en el éter 
de una borrasca perezosa 
que quizá se ensañe 
con quien metal enseña. 
No da señales de vida 
quien de la vida sueña 
en el letargo amargo 
de la mazmorra de existencia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...