martes, 27 de octubre de 2015

SOBRE CUBIERTA.

Chimeneas.

Cuando las cubiertas enmohecen 
y se buscan humos furtivos 
en estufas ahogadas, 
cual si de cónclave cardenalicio 
fuera la historia, 
el gato maúlla en la acera, 
huído de tejados resbaladizos. 
No se sostiene la duda 
sobre aleros dibujados 
a carboncillo blando. 
Bastante es ya transitar, 
sortear los líquenes, 
para buscar enredos de musgo 
desde alturas suicidas. 
A calleja viva, 
a contrapelo, 
se respira sin carbonilla 
a riesgo de atropello. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

A FRANQUEAR EN DESTINO.

Entre las camisas ahorcadas, huecas de mí, hay aún sitio para otro hábito que monje nuevo haga para cualquier próximo rito. Porque me...