jueves, 8 de octubre de 2015

PINCHAZO.

Llevo pinchada la rueda
trasera derecha
de mi locomotor,
y entro en un bucle de giro,
con el mismo sentido
que lo hace mi reloj.
Será que el tiempo circula,
no avanza y especula,
se recrea burlón,
centrifugando la esencia,
mareando la conciencia
hasta que no haya yo.
Que no te hablen de caminos,
transcendencia o destino,
todo es rotación
y en una vuelta te quedas,
que al que va en esta rueda
no lo salva ni un Dios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...