sábado, 18 de marzo de 2017

SONETO RETADO Y DEGOLLADO.

Una semana pasó del degüello,
ese que me mantiene aquí vivo,
algo silencioso aunque receptivo,
pues con el tajo me vino resuello.

De los miedos no voy a ser cautivo,
yá los pasé antes de entrar al lance,
que el desaliento nunca me dé alcance,
es como vino y nunca es optativo.

Este soneto me lo encargó Ferrán.
Ahí le dejo respuesta de su reto,
y de su agrado, si ha de ser, será.

Si no lo es también se lo respeto,
más lo que paga no da "pa" mucho más
y, parecerse, parece soneto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...