viernes, 19 de junio de 2009

EDUARDO


Un hacha,
taladora de vida,
abrazada de veneno
de serpiente mezquina.
Emblema demente
de la alimaña.
Una cobarde llama
se llevó a Eduardo
de los días posibles.
Otra llama,
la perpetua
de la verdad,
la honesta,
hoguera azul
vigilante,
será la antorcha
que ilumine
las madrigueras
de la bestia,
marcándole el camino
hacia la jaula justa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...