miércoles, 3 de junio de 2009

MERCADO

No sabría, pues,
decirte,
a como vendo el afán,
pues fluctúa
a cada hora,
en picos y simas
que no hay valle
intermedio.
Y es que el mercado
de ansia,
de posibles,
es convulso
en coyuntura,
dependiendo de existencia
más que de demanda
en puja.
Y me empuja
al beneficio,
en huecos
y vacíos,
o a la pérdida
de ánimo,
bancarrota
del sentido.
Será la crisis
de valores que no valen,
que no hay liquidez
que el alma empape,
si es que es
el alma un bien
o ficticia burbuja
henchida de sermones,
especulada,
Y solo la mente
tiene entidad
de mercancía,
de fruto perecedero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...