miércoles, 10 de junio de 2009

NAUFRAGIO

Se me escapan
de las manos,
las voluntades anexas
y sin control
campan por las aceras,
prodigando desmanes.
No hay soldadura
que estañe tanta fuga,
que se anegan camarotes
y el fondo espera,
con afán de coral,
mi casco en grieta,
receptivo a los bancos
de peces en jauría.
Atónitos andan,
espectadores
del naufragio,
mas no preguntan,
prudentes,
por causas,
azares
o circunstancias
del siniestro.
Desastre conocido,
enmarcado ya
en triste color sepia.
Sólo una sirena,
extraviada por pequeña,
canta melodías,
desganada ya,
clamando por marinos
curtidos de abordajes.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

MINOTAURO CIEGO.

Recolectando monedas sueltas de tiempos muertos, mientras  buscaba lágrimas viudas en cualquier cementerio, cayeron como llamada todos...