jueves, 4 de junio de 2009

MUTANTES PALABRAS

Las palabras salen,
se derraman
y al expedirlas,
toman vida propia,
mutándose puñal
lo que quiso ser mofa.
Podrá uno
pronunciar ramos
que pueden llegar
sólo espinas.
Mas no sólo la voz
es culpable,
que el oído,
envuelve a conveniencia
el vocablo recibido,
y así,
justificado,
devolver silencios penales,
o ristra de reproches.
Desafinado el tono
de un mál músico,
suena a rebato
la pretendida sonata.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

LAS PALABRAS QUE NO EMIGRAN.

En la rendija está la huída y en la bisagra lo posible mientras el viento amarillo barre las aceras negras. En tu mirada de almíbar ...