viernes, 29 de mayo de 2009

MÁSCARA

Tengo en la máscara refugio
pues el rostro es permeable.
Me parapeto en las formas,
poniendo a salvo el fondo,
que no están los tiempos
para vanos sacrificios.
Engolo mi voz,
poniéndole vestido
largo de ceremonia
a cualquier mentira
conveniente.
Es más digerible la infamia
cuando recreas el ornamento.
Mala yegua es la verdad,
insegura,
te desmonta a la primera
y las estatuas ecuestres
siempre se esculpen
sobre caballo de inmundicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comente si quiere que se publicará si me place.

NO DEJÉIS.

Tras la celosía de un confesionario oscuro se camufla el mal engullendo pecados. En los altares, carne y sangre en ofrenda y sermón ...